Hablemos de la Inseguridad en Caracas

Más allá de la “sensación de inseguridad” que osó conceptualizar un personero del gobierno venezolano hace unos meses atrás, los caraqueños y en general todo aquel venezolano, a nivel nacional, vive a diario en zozobra. [Sí, Pedro Carreño, “zozobra” con dos “z” , no como lo mal escribiste tu: “sosobra”.]

Más allá de saber a qué hora sales de tu casa a trabajar, a disfrutar del día, a pasear en familia o a hacer diligencias: Es no saber si regresarás.

Más allá de la queja cotidiana…

Más allá de arrecharte cuando te roban y decir: “por lo menos no me mataron”.

Más allá de arrecharte e indignarte cuando te enteras de que secuestraron a alguien cercano o conocido…  Más allá de llenarte de nervios, susto y esa extraña mezcla de sentimientos cuando te secuestran a un familiar…

Es, entre una y otra cosa,  llegar a tu trabajo y arrecharte al ver que te robaron las lámparas frente a tu negocio, esas lámparas que pagaste de tu bolsillo, para sentirte un poco más seguro y no tener un nido de lobos en el pasillo.

Es saber que la semana pasada, asaltaron a mano armada a una vecina, en pleno pasillo. Y que Gracias a Dios no la metieron a su oficina y no pasó algo peor…

Que dos días antes de eso, se metieron en una oficina, sacaron la reja/ puerta,  la desvalijaron completamente, en una noche y nadie vio nada. Sigilosamente…

Que el sábado de esa misma semana, 10 motorizados asaltaron en planta baja a la panadería que está en tu mismo edificio donde trabajas; Que días antes de eso, una cantidad similar de motorizados asaltaron uno de los varios  restaurantes que están en esa misma avenida.

Que dos semanas atrás, a pocas cuadras de tu oficina, en la salida del Metro de Bellas Artes, intentaron robar a un señor que venía con un maletín; Al no poder robarlo, lo acribillaron, ahí a la luz del día… a escasos metros de una edificación de Misión Vivienda… a pocos metros de un puesto de la GNB.

Que hace un mes, a uno de los “chinos” de Bellas Artes, lo mataron a las puertas  de su local y desde entonces dicho local no volvió a abrir sus puertas…

Es esto y mucho más. Es a todos, sin distinción de credo, raza, color, condición social o inclinación política. Es a todos los venezolanos y, lastimosamente, a todos aquellos que vieven a nuestra bella patria… ¡Ah! Porque eso sí tenemos: Patria, Patria querida…

En fin…

Al rato, luego de pasar la rabia por el robo de las lámparas y tratar de ubicar a alguien para que al menos tape el hueco que dejaron los hampones[rateros, ladrones, etc], pues ni poner unas nuevas porque de seguro se  las volverán  a robar y mi bolsillo no aguanta, decidí escribirle a un amigo para desahogarme mientras bajaba a “quejarme” con la GNB de la esquina…

Me  amigo me dice: ¿A que no lo denuncias?

Y mi respuesta fue: ¿En dónde denuncio? A la GNB a quienes acabo de acudir, a esos a quienes me adoptaron a tres perritos y que saludo a diario… Ellos sólo pudieron atinar a decirme: “Ay, señorita, no podemos hacer nada… no podemos movernos de nuestro puesto…”

¿Dónde está la misión esa disque para proteger a la ciudadanía?

¿A dónde acudir a denunciar? A la PNB de Plaza Candelaria, que lo que hacen es “nada” todo el día? A la PNB que resguarda la calle de la Armada, que hacen eso: “cuidar la calle” y ya.

Por cierto, ¿les comenté que la inseguridad en esta zona [Urbanización San Bernardino – La Candelaria – Bellas Artes], se ha incrementado de un mes para acá? No se los dije?

Bueno… Hace poco más de un mes habitaron las torres de Misión Vivienda de estas zonas.

¿Qué coincidencia, no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s