Sino es ahora, ¿Cuándo?

Tulips

Hay momentos en la vida de una persona que sirven de punto y aparte. De comenzar a escribir el siguiente párrafo de su vida.

Momento de hacer un stop breve en la cotidianidad, en tu trabajo. en tu casa, en tu familia. Momento necesario para respirar profundo, recargar energías y seguir en el camino de obtener tus metas.

Sino es ahora… ¿Cuando?

Tu vida es tuya. No es de tu trabajo, ni de tu familia, ni te du entorno.

La familia es primordial para tu vida, sí.

El trabajo es parte de tu vida, sí.

Un entorno sano es crucial para la vida, sí.

Sí, estos aspectos deben estar en tu vida para que ésta sea equilibrada. Lee bien, equilibrada. Ese es el truco: mantener el equilibrio te hará tener una vida más sana.

Una vida en desequilibrio. Stress laboral, malestar familiar, entorno asfixiante.

Si llegas a casa estresado y molesto, es muy probable que afecte convivencia familiar y por ende te sientas incómodo en tu propio entorno, en tu “zona de confort”.

Analiza qué está generando stress y molestia en tu trabajo. Toma cartas en el asunto y arregla lo que debas arreglar.

Procura incluir en tu rutina laboral, un momento al día para levantarte de tu puesto de trabajo, dar una vuelta, tomarte un café, caminar 5 minutos, una corta rutina de ejercicios quizás. Habla. Quizás otros miembros de tu equipo estén pasando por lo mismo. Una vez por semana, comparte algo de comer con tu equipo: ya sabrás lo que les guste, algo dulce o algo más saludable.

Luego, analiza qué está causando molestias en tu entorno familiar; Quizás una palabra de afecto no dicha, algún desperfecto en el inmueble que genere molestias al no arreglarlo. Pueden ser infinitos factores que hacen que la estancia en el hogar sea un malestar. Algo tan sencillo como no haber incluido en las compras del supermercado, algún producto esencial para el hogar, puede crear un disgusto. ¡Creanme!

Ahora, tu entorno. Es probable que al haber analizado y puesto en marcha los ajustes laborales y en tu hogar, que inmediatamente tu entorno mejore. Si no, pues… Lo mismo, dedica un momento para analizar qué sigue fallando. Quizás la falla venga de ti mismo, en cómo enfocas los problemas ó en cómo dices las cosas. Toca entonces, hacer trabajo interior, modificar conductas y hábitos, incluir la lectura en tu rutina e incluso hacer ejercicios tanto físicos como para el alma. Meditar, ayuda. Comer sano, también.

Lo cierto es que ahora es el mejor momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s